Inicio Opiniones AUSENTARSE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, UNA MALA DECISIÓN DE DANILO MEDINA.

AUSENTARSE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, UNA MALA DECISIÓN DE DANILO MEDINA.

7 minutos para leer
Comentarios desactivados en AUSENTARSE DE LA ASAMBLEA NACIONAL, UNA MALA DECISIÓN DE DANILO MEDINA.
0
129

Por Melvin Matthews.
El presidente Danilo Medina no debe abandonar en el ultimo minuto su deber constitucional de asistir personalmente al traspaso ordenado del poder al nuevo mandatario electo, ausentándose el 16 de agosto, Día de la Restauración Dominicana, del solemne acto a celebrarse conforme a la tradición en el augusto recinto de la Asamblea Nacional, frente a la nación y al mundo.
Ha caído bastante mal la carta del Poder Ejecutivo, en la que informa al Senado la decisión del gobernante saliente Medina de ausentarse antes de que Luis Abinader pronuncie su primer discurso en calidad de Jefe de Estado, alegando “la necesidad de mantener los protocolos sanitarios para evitar la propagación del coronavirus en el país”.
Mala justificación, porque en el Congreso Nacional se han adoptado todas las precauciones indispensables para garantizar que el aforo de la Asamblea Nacional sea cubierto con el público necesario, legisladores, delegaciones extranjeras, diplomáticos y familiares de Abinader, guardando el distanciamiento social obligado para evitar exposiciones al contagio del Covid-19.
El plan de que Medina llegue a la sede del Legislativo, luego se dirija hasta el despacho del nuevo presidente del Senado, Eduardo Estrella, dejar allí la banda presidencial y despedirse, es descabellado, descortés y desluce un acontecimiento sencillamente histórico; pero, sobre todo, retrata los sentimientos y emociones que embargan al hombre que abandonará el poder sin posibilidad de retornar; tribulaciones y temores de un político que ve su estrella apagarse tras ocho años de mandato.
Medina no debe salir del poder por la puerta de atrás, tiene que atravesar orgulloso la puerta principal, la frente en alto, mostrando dignidad, responsabilidad y determinación para hacer caso omiso a humillaciones, silbidos y abucheos; caso contrario, será recordado históricamente como el presidente que huyó de un discurso inaugural. Medina deja un gigantesco legado de realizaciones positivas para la nación, que serán difíciles de superar en el futuro y que le ganarán el reconocimiento permanente de las próximas generaciones.
Al confirmar la inasistencia de Medina al salón de la Asamblea Nacional, el ministro administrativo, José Ramón Peralta, detalló que el traspaso de mando será una ceremonia privada en el despacho del presidente del Senado para evitar la propagación del Covid-19.
Explicó a continuación, que, tras la instalación de las cámaras legislativas, la ceremonia se transmitirá en vivo a todo el pueblo dominicano, donde el presidente saliente entregará al presidente del Senado, en su calidad de presidente de la Asamblea Nacional, la banda presidencial con la presencia del presidente electo y una reducida comitiva respetando las medidas de distanciamiento físico”.
El funcionario indicó las modificaciones al protocolo que ha sido preparado para el traspaso de mando presidencial como producto de los trabajos y el consenso de las comisiones del gobierno y del presidente Luis Abinader, tomando en cuenta las medidas de lugar para evitar la propagación del virus, incorporando los ajustes pertinentes acorde a los tiempos, preservando el más alto respeto por los símbolos exaltados en la tradición dominicana y dentro de la ley.
De mi parte, creo que, en el proceloso mar de la política, la integración siempre sigue al conflicto y, viceversa, el conflicto precede a la integración, creándose de ese modo un círculo virtuoso que permite a los rivales, enemigos o no, competir con elegancia, cortesía y respeto mutuo, pero sobre todo respeto por la historia, la tradición y los símbolos del poder. Y aunque al ausentarse del augusto recinto de la asamblea conjunta Danilo Medina no viola ninguna legislación, si resta brillo a un acto que se constituye en el colofón de un proceso electoral democrático que, si bien produjo ganadores y perdedores como en cualquier competencia humana, no es menos cierto que la institucionalidad dominicana resultó tremendamente fortalecida y Medina contribuyó de forma determinante a que culminara felizmente uno de los procesos políticos mas complejos de la historia reciente.

Comentarios cerrados

Mira además

El Derecho al Voto, escribe Melvin Matthews HOY/Opinión

EL DERECHO AL VOTO Por Melvin Matthews. El derecho al voto es considerado la participación…