Inicio Opiniones «El orador Lincoln», escribe Julio César Castaños Guzmán, en su columna «Enfoque», del Listin Diario

«El orador Lincoln», escribe Julio César Castaños Guzmán, en su columna «Enfoque», del Listin Diario

16 minutos para leer
Comentarios desactivados en «El orador Lincoln», escribe Julio César Castaños Guzmán, en su columna «Enfoque», del Listin Diario
0
16

Abraham Lincoln es un patrimonio de la humanidad. Es profundo como un pozo; más lo estudiamos, más descubrimos. En esta entrega lo presentamos a los lectores como destacado orador. Antes lo habíamos hecho como abogado y agudo filósofo creador de imágenes. También hemos tenido el atrevimiento, en otro ensayo, de hacer un perfil de su fe en Dios.

Pero hoy deseamos destacar al político difusor de ideas a través del dominio de la palabra, el gran comunicador que unifica los Estados de la Unión Americana recurriendo a verbos poderosos. Les presentamos además al mago de los estrados, el polemista de refutación socrática; no podemos sin embargo, prescindir del hombre, porque, este conspicuo orador es ante todo un hombre cabal.

Nos hemos servido de diversas fuentes; sobre todo, de E. Ludwing y D. Carnegie; también, de Faustino Domingo Sarmiento y César Vidal, entre otros. Espero lo disfruten.

Él mismo contó que “fue a la escuela por partes” y que “no pasaba, en conjunto, de un año el tiempo que había ido.” Pero sí había leído: Las Fábulas de Esopo, la Biblia, el Robinson Crusoe, la Vida de Washington y los Comentarios de Blackstone a las Leyes de Inglaterra.

En sus primeros años, y antes de que se manifestara su vocación de abogado autodidacta, se desempeñó en humildísimas ocupaciones como leñador, pulpero y conductor de balsas en el río Misisipi. Agrimensor y explorador. Pero era tal su deseo de aprender que en su juventud recorría a menudo treinta o cuarenta millas para escuchar un orador destacado. Entonces regresaba tan entusiasmado, tan determinado a ser orador, que reunía en el campo a los demás peones subiéndose a un tocón, y les echaba discursos y les contaba cuentos.

Lincoln poseía un talento natural para contar cuentos. La gente recorría grandes distancias para escuchar sus historietas narradas con gracia, y a muchos contertulios sus chistes le producían ataques de risa y caían al suelo desternillándose por la hilaridad.

El orador Lincoln tenía la virtud de todo buen político adornado de la prudencia.

El orador Lincoln tenía la virtud de todo buen político adornado de la prudencia.ARCHIVO/LD

Utilizó este recurso con éxito en la oratoria forense, como por ejemplo, el día que mientras postulaba en un tribunal a favor de un hombre que había matado el perro de su vecino con una horquilla de labrador para protegerse del ataque a mordidas del animal, y ante el alegato del abogado contrario que argüía que para controlarlo debía usar el palo de la horquilla. Entonces, Lincoln sorprendió al tribunal, y yéndose para atrás con un gracioso movimiento, refutó: “que a su defendido el perro no lo había atacado con el rabo, sino con los dientes”. Su buen humor era proverbial, ganándose de inmediato la simpatía del público.

Además, el orador Lincoln tenía la virtud de todo buen político adornado de la prudencia. Conocía el poder del silencio. Sabía, como el que más, golpear una situación peliaguda con el “Martillo del Silencio”, tal y como lo demuestra el episodio a raíz de su escogencia como candidato a la presidencia, cuando media ciudad de Springfield se congregó en la puerta del jardín de su casa, y él se negó a hacer uso de la palabra, diciendo: “Conciudadanos, hay momentos durante la vida de todo político en que lo mejor que puede hacerse es no despegar los labios. Yo creo hallarme en uno de esos momentos”.

De acuerdo a su biógrafo y socio, Herndon, a medida que se internaba en el discurso, adquiría mayor soltura y naturalidad de movimientos, sin afectación… a veces, para expresar alegría o placer, levantaba ambas manos hasta formar un ángulo de unos cincuenta grados. Siempre se paraba perfectamente erguido, nunca ponía un pie delante de otro. Así como era característico en la Canciller de Alemania Ángela Merkel, juntar las dos manos tocándose la punta de los dedos mientras hablaba. El tribuno Lincoln, sin embargo, se tomaba muchas veces la solapa de la chaqueta con la mano izquierda, dejando el brazo derecho para los ademanes.

Era ciertamente notable su tacto para enfrentar un ambiente hostil y tornarlo a favor, como ocurrió mientras hacía su campaña a senador, y anunciándose que iba a pronunciar un discurso en la reunión de Illinois del Sur, estado de Kentucky, ante personas simpatizantes de la esclavitud, los cuales habían manifestado públicamente que lo echarían de la ciudad, se hizo presentar primero los cabecillas del proyectado tumulto, y a seguidas pronunció una pieza memorable cargada de diplomacia y sentido común. Y conquistó nuevos y fieles adeptos que le serían muy útiles en su carrera.

En ese mismo sentido, es una pena que los Estados del Sur no hayan acogido el contenido del discurso que pronunció al asumir la presidencia de Estados Unidos, puesto que era una verdadera bandera blanca, ideal para la reconciliación nacional y que hubiera evitado la pérdida innecesaria de millares de vidas humanas en la Guerra Civil Norteamericana.

Un profesor en la escuela de New Salem, de apellido Graham, dijo en una oportunidad: “He visto a Lincoln estudiar durante varias horas cuál era la mejor forma, para expresar una idea. A esto se debía fundamentalmente su éxito en la comunicación.

En los célebres debates con Douglas que se prolongaban durante horas completas la gente dio a Lincoln el nombre de “El Honesto Abraham”, porque, cuando hablaba contra la esclavitud había una fuerza que emanaba de él y potenciaba sus palabras. Los oyentes percibían sinceridad. Pocos políticos han ejercido una influencia tal en el foro. Le interesaba sobre todo servir a la verdad y a la justicia más que a sí mismo. Esta era su carta de triunfo, no había nada oscuro en su palabra; se imponía entonces la fuerza del alma.

En su segundo discurso inaugural, al final de la guerra, concluyó: “Sin malicia con nadie, con caridad hacia todos, con firmeza en la justicia, como Dios nos hace ver la justicia, (…) para vendar las heridas de la nación.”

El discurso del presidente Lincoln en la colina de Gettysburg ha sido fundido en bronce inmortal y colocado en la universidad de Oxford como paradigma de lo que la especie humana puede hacer con el idioma. El orador que le precedió ese día en el uso de la palabra habló por varias horas… Lincoln, apenas unos minutos; ni siquiera se conserva una foto. Pero en esa pieza oratoria hay una profecía sobre la quinta esencia del espíritu americano. Un augurio potente sobre el valor del sacrificio de los que ofrendaron sus vidas en la Guerra de Secesión; una ponderación sobre la bondad del sistema democrático.

Finalmente, se proclama que todos los hombres han nacido iguales en una nación concebida en libertad, y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá sobre la faz de la tierra.

Comentarios cerrados

Mira además

Vladimir Putin, o el poder de matar disidentes, escribe Melvin Matthews, HOY/OPINIÓN

  Vladimir Putin, o el poder de matar disidentes OPINIÓN Melvin Matthews  20 febrero,…