Inicio Opiniones El mandato del presidente Jovenel Moïse termina el domingo 7 de febrero, según la Constitución de Haití

El mandato del presidente Jovenel Moïse termina el domingo 7 de febrero, según la Constitución de Haití

9 minutos para leer
Comentarios desactivados en El mandato del presidente Jovenel Moïse termina el domingo 7 de febrero, según la Constitución de Haití
0
122

Una minuciosa consulta a la Constitución de la República de Haití permite establecer que el mandato presidencial de cinco años, que ostenta el empresario agrícola Jovenel Moïse, termina este domingo 7 de febrero 2021.
Los artículos 134-1 y 134-2 de la Carta Magna así lo disponen, contrastados con los hechos electorales acontecidos en la empobrecida nación desde el turbulento año 2015, así como con el resultado electoral definitivo que Moise obtuvo en 2016, debido a lo cual accedió al poder el año siguiente.
El texto constitucional establece en el artículo 134-1: “El término del Presidente es de cinco (5) años. Este período comienza y termina el 7 de febrero siguiente a la fecha de las elecciones”.
El articulo 134-2, modificado por la ley constitucional del 9 de mayo 2011 y el 19 de junio 2012, señala textualmente lo siguiente: “La elección presidencial se lleva a cabo el último domingo de octubre del quinto año del mandato presidencial. El presidente electo entra en sus funciones el 7 de febrero siguiente a la fecha de su elección. En el caso de que la votación no pueda tener lugar antes del 7 de febrero, el presidente electo entra en sus funciones inmediatamente después de la validación de la boleta y se considera que su mandato comenzó el 7 de febrero del año de la elección”.
Al parecer, la historia electoral haitiana a partir del 2015 refrenda el argumento constitucional en disputa, de que el periodo presidencial de Moise empezó el año 2016, como afirma la oposición política que reclama su renuncia del cargo. Contrastada la Carta Magna con los hechos, tenemos la siguiente lectura:
Las elecciones presidenciales de Haití previstas para el 2015 se llevaron a cabo el 25 de octubre, junto a las elecciones municipales y la segunda vuelta de las elecciones parlamentarias. El presidente de turno, Michel Martelly, estaba impedido constitucionalmente de presentarse a la reelección. Debido a que ninguno de los 70 candidatos (64 hombres y 6 mujeres) obtuvo la mayoría absoluta, se convocó a una segunda vuelta para el 27 de diciembre de ese año 2015. Sin embargo, esta fue pospuesta hasta el 24 de enero del 2016.
A pesar de que el 21 de enero el presidente Martelly anunció que la segunda ronda se realizaría a como diera lugar, al día siguiente el Consejo Electoral Provisional (CEP) anunció que la elección fue aplazada hasta nuevo aviso, debido a los crecientes disturbios y enfrentamientos entre seguidores de los principales candidatos, Moise y Jude Celestin.
Finalmente, se acordó fijar para el 24 de abril la segunda vuelta y que el presidente electo asumiría el cargo el 14 de mayo del 2016, pero nuevamente la votación fue cancelada debido a irregularidades detectadas en el proceso. En noviembre del 2016 una nueva elección fue celebrada y, en ese escrutinio, Moise alcanzó los votos definitivos (32.81 contra 25.27 de Celestin) de la victoria electoral que lo catapultó hacia el Palacio Presidencial de Puerto Príncipe, destruido por el terremoto del 2010, y aún en reparación.
En conclusión: puede comprobarse que Moise fue electo en el 2016, reconocido como el año electoral por el articulo 134-2 de la Constitución haitiana, un argumento legal que prevalece sobre el criterio de otorgarle a la fecha de juramentación, febrero 2017, el inicio del mandato presidencial de un lustro.
Ese es el argumento invocado por las fuerzas políticas de oposición, el Colegio de Abogados de Haití, gremio profesional que fijó su posición en un comunicado a la opinión pública, al cual se han adherido la jerarquía de la Iglesia Católica, grupos empresariales, medios de comunicación, sindicatos y organizaciones populares.
Las encendidas peticiones a Moise para que renuncie, han sumido a Haití, la nación más empobrecida del continente, en una profunda crisis política, económica y social, en medio de la pandemia del Covid-19 que ha causado estragos sanitarios entre la población haitiana, profundizando la crisis humanitaria y provocando una nueva ronda de manifestaciones callejeras y enfrentamientos con las fuerzas del orden, que han provocado heridos y detenidos.
La presente crisis coincide con la llegada a la Casa Blanca del presidente demócrata Joe Biden, razón por la cual los manifestantes han intentado llegar hasta la sede de la embajada estadounidense en la capital Puerto Príncipe, pero fueron impedidos violentamente por la policía. La oposición pide a Washington el cese del apoyo que la pasada administración del republicano Donald Trump concedió a Moise, a cambio de comprometerse en apoyar la política exterior estadounidense en la región, especialmente contra Venezuela, Cuba y Bolivia.
La posible ruptura de Biden con la política de Trump hacia Haití, implica reconocer que la administración Moise concluye el domingo 7 de febrero del 2021, como pide la oposición, y la preparación de nuevos comicios en octubre, conforme a la Carta Magna.

Comentarios cerrados

Mira además

Cambiar la Dirección General de Aduanas: El desafío, escribe Melvin Matthews, HOY/Opinión

CAMBIAR LA DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS: EL DESAFÍO Por Melvin Matthews. Hasta hace poco, …