Inicio Opiniones Todos a la cárcel, menos el delator: el camino más fácil y populista para jueza Kenya Romero

Todos a la cárcel, menos el delator: el camino más fácil y populista para jueza Kenya Romero

5 minutos para leer
Comentarios desactivados en Todos a la cárcel, menos el delator: el camino más fácil y populista para jueza Kenya Romero
0
154

TODOS A LA CÁRCEL, MENOS EL DELATOR:
EL CAMINO MAS FÁCIL Y POPULISTA PARA LA JUEZA KENYA ROMERO.
Por Melvin Matthews.
Al enviar a la cárcel por 18 meses a 5 de los 6 imputados en el sonado caso de corrupción denominado El Coral, la jueza Kenya Romero ha adoptado la decisión más fácil, populista y conveniente para ella: trancarlos a todos, menos al imputado delator Raúl Alejandro Girón Jiménez, quien salió “premiado” con arresto domiciliario bajo la protección absoluta del Ministerio Público manejada en estricta confidencialidad.
Fácil, porque a la magistrada de la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Distrito Nacional, le tomó menos de 20 minutos comunicar su sentencia de coerción a los imputados Adán Cáceres Silvestre, Mayor General del ERD a cargo de la seguridad personal del expresidente Danilo Medina, así como a Rafael Núñez de Aza, teniente coronel de la Policía Nacional, Tanner Antonio Flete Guzmán, cabo policial e hijo de la pastora Rossy Guzmán, quien cumplirá su apresamiento en la cárcel Najayo-Mujeres, y al sargento policial Alejandro José Montero Cruz.
Populista y conveniente para ella, porque la doctora Romero se curó en salud contra la campaña de descrédito de la cual fue víctima durante el fin de semana en las redes sociales, advirtiéndola sobre una posible decisión favorable a los imputados y presentándola como una abogada designada en el tren judicial por el expresidente Medina y favorita protegida del actual presidente de la Suprema Corte, Henry Molina, a quien se señala como un influyente funcionario capaz de obstaculizar la campaña anticorrupción montada por el gobierno desde la Procuraduría General de la República.
Romero acogió in extenso, sin chistar, la coerción solicitada por el Ministerio Público consistente en 18 meses de cárcel, declaratoria de complejidad del caso y protección física de su delator y testigo estrella, Girón Jiménez. A continuación, desestimó los presupuestos presentados para que los imputados fuesen favorecidos con medidas coercitivas menos gravosas, pues los mismos no representan peligro de fuga, ni de posible obstrucción a la justicia y pueden presentarse periódicamente ante el MP. Desestimó, asimismo, el pedido de la defensa técnica legal del hijo de la pastora Guzmán, Tanner Flete Guzmán, para que este fuera desvinculado del caso.
Aquí la pregunta es bastante simple: en los casos de corrupción procesados actualmente y porvenir en los tribunales, ¿se atreverá un juez o jueza a evacuar sentencias contrarias a las peticiones del Ministerio Publico, sin exponerse a ser “crucificados” con campañas de descrédito en las redes sociales, medios escritos y electrónicos?
Mientras tanto, tranquenlos a todos, menos el delator.
Dejo abierto el debate.

Comentarios cerrados

Mira además

La lucha por la Reforma Constitucional, escribe Melvin Matthews, Editor portal La Prensa de Hoy

LA LUCHA POR LA REFORMA CONSTITUCIONAL Por Melvin Matthews. La reforma Constitucional que …