Inicio Opiniones Financial Times: Cómo Putin decidió invadir Ucrania, equivocó la estrategia y no admite error

Financial Times: Cómo Putin decidió invadir Ucrania, equivocó la estrategia y no admite error

32 minutos para leer
Comentarios desactivados en Financial Times: Cómo Putin decidió invadir Ucrania, equivocó la estrategia y no admite error
0
44

Los detalles sobre cómo Putin decidió invadir Ucrania, equivocó la estrategia y, en lugar de admitirlo, redobló su apuesta
Ex confidentes del jefe del Kremlin, funcionarios rusos, ucranianos y occidentales revelaron la trama que desembocó en la sangrienta ofensiva

25 de febrero de 2023

Vladimir Putin, en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú (AP)
Vladimir Putin, en la Catedral de Cristo Salvador en Moscú (AP)
El 24 de febrero de 2022 muy pocos funcionarios rusos sabían los planes de Vladimir Putin en Ucrania. El propio ministro de relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, apenas sabía algo por una escueta llamada telefónica a la una de la madrugada… Todos los altos dirigentes del Kremlin se enteraron de la invasión cuando vieron a Putin declarar una “operación militar especial” por televisión esa misma mañana.

El Financial Times habló con seis ex confidentes de Putin, así como con personas implicadas en la invasión de Rusia, y con altos funcionarios y ex altos funcionarios de Occidente y Ucrania,. Con todos esos testimonios logró reconstruir cómo Putin metió la pata hasta el fondo en la invasión, y luego redobló la apuesta en lugar de admitir su error. “Todos ellos hablaron bajo la condición del anonimato para discutir asuntos delicados”, advierte el prestigioso medio británico en su artículo de profundidad sobre el tema, a un año de la invasión.

Según el plan de invasión de Putin, las tropas rusas debían tomar Kiev en cuestión de días en una brillante y relativamente incruenta guerra relámpago.

En lugar de ello, la guerra ha resultado ser un atolladero de proporciones históricas para Rusia. Un año después, la invasión de Putin se ha cobrado más de 200.000 muertos y heridos entre las fuerzas armadas rusas, según funcionarios estadounidenses y europeos; ha agotado sus reservas de tanques, artillería y misiles de crucero; y ha aislado al país de los mercados financieros mundiales y de las cadenas de suministro occidentales.

Las personas que conocen a Putin -explica Financial Times- describen a un líder que se ha aislado aún más desde el comienzo de la guerra. “Stalin era un villano, pero un buen gestor, porque no se le podía mentir. Pero a Putin nadie puede decirle la verdad”, dice uno de ellos. “La gente que no confía en nadie empieza a confiar en un número muy reducido de personas que les mienten”.

Y recuerdan que en los años posteriores a la invasión de Crimea en 2014, el círculo íntimo de Putin comenzó a reducirse a medida que se consumía cada vez más con lo que él veía como crecientes amenazas occidentales a la seguridad de Rusia, dicen las personas. Su aislamiento se profundizó cuando comenzó la pandemia de Covid-19 en 2020: por temor a que pudieran infectar a un Putin germafóbico, incluso los altos funcionarios se vieron obligados a pasar semanas en cuarentena para una audiencia personal.

Una de las pocas personas que pasó mucho tiempo con Putin fue su amigo Yuri Kovalchuk, un antiguo físico que en los años noventa poseía una dacha contigua a la del futuro presidente en el campo, a las afueras de San Petersburgo.

El reservado Kovalchuk -banquero y magnate de los medios de comunicación que, según Estados Unidos, gestiona las finanzas personales de Putin- casi nunca habla en público y no respondió a una solicitud de comentarios.

La gente que le conoce dice que comparte la pasión por el revanchismo imperial ruso con su hermano mayor Mijail, un físico cuyos desvaríos cargados de teorías conspirativas sobre los planes de Estados Unidos para desarrollar supersoldados y “armas étnicas” han aparecido, en ocasiones, más tarde en los discursos de Putin.

Durante el punto álgido de la pandemia, Putin se alejó en gran medida de sus confidentes occidentales, comparativamente liberales, que antes le habían escuchado. En lugar de ello, pasó los primeros meses en su residencia de Valdai, una bucólica ciudad situada a orillas de un lago en el norte de Rusia, esencialmente encerrado con el joven Kovalchuk, que inspiró a Putin a pensar en su misión histórica de afirmar la grandeza de Rusia, de forma parecida a como lo había hecho Pedro el Grande.

“Se cree de verdad todo lo que dice sobre la sacralidad y Pedro el Grande. Piensa que será recordado como Pedro”, afirma un antiguo alto cargo.

FT afirma que Putin se obsesionó cada vez más con Ucrania a medida que se deterioraban sus relaciones con su joven y enérgico presidente, Volodymyr Zelensky.

Es que, recuerda el medio británico, una de las primeras medidas de Zelensky fue frenar la influencia de Viktor Medvedchuk, un amigo íntimo de Putin que encabezaba el mayor partido de la oposición en el Parlamento. Mientras que el ex presidente Petro Poroshenko había utilizado a Medvedchuk como intermediario crucial con Moscú, el equipo de Zelensky buscó otros intermediarios en la creencia de que su influencia sobre Putin había empezado a menguar.

En esta imagen de archivo, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en su oficina en Kiev, Ucrania, el 9 de abril de 2022 (AP)
En esta imagen de archivo, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, en su oficina en Kiev, Ucrania, el 9 de abril de 2022 (AP)
Pero cuando Putin empezó a elaborar planes para una posible invasión, Medvedchuk insistió en que los ucranianos recibirían a las fuerzas rusas con los brazos abiertos.

Una parte del plan implicaba a Víktor Yanukóvich, ex presidente que se encuentra en el exilio ruso desde que huyó de la revolución de 2014 en su contra. Debía emitir un mensaje de video en el que otorgara legitimidad a Medvedchuk y lo ungiera para gobernar Ucrania con el respaldo de Rusia.

Pero esa creencia era completamente distinta a las realidades políticas de Ucrania, donde la minoría prorrusa que representaba Medvedchuk era ampliamente superada en número por quienes lo despreciaban por sus vínculos con Moscú. Pero resultó seductor para Putin, que autorizó pagos a través del partido de Medvedchuk para sobornar a colaboradores locales.

Ahora, con el desastre materializado, las críticas se multiplican.”Si Medvedchuk dice que está lloviendo, hay que mirar por la ventana: hará sol”, dice otro ex alto funcionario ruso. “Tienes encuestas, tienes a los servicios secretos: ¿cómo puedes hacer algo serio basándote en lo que dice Medvedchuk?”.

Sin embargo, su evaluación fue respaldada por el Servicio Federal de Seguridad, o FSB, la agencia sucesora del KGB, que aseguró a Putin que la victoria era segura – y pagó grandes sumas en sobornos a funcionarios en Ucrania con la esperanza de que esto garantizaría el éxito.

“El FSB había construido todo un sistema para decirle al jefe lo que quería oír. Se repartían enormes presupuestos y había corrupción a todos los niveles”, afirma un funcionario de los servicios de inteligencia occidentales. “Contas la historia correcta arriba y te escatimas un poco para ti”.

Voces discrepantes en el SVR, la agencia rusa de inteligencia exterior, y en el Estado Mayor ruso intentaron sembrar dudas. En la reunión del Consejo de Seguridad tres días antes de la invasión, incluso Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad y el aliado más antiguo y belicista de Putin, sugirió dar otra oportunidad a la diplomacia.

“Sabía en qué mal estado se encontraba el ejército y así se lo hizo saber a Putin”, asegura una persona cercana al Kremlin.

Pero Putin los desautorizó, insistiendo en que estaba mejor informado, revela FT.

El presidente ruso, Vladímir Putin, asiste a un concierto dedicado a los miembros del servicio ruso que participan en la campaña militar del país en Ucrania, en la víspera del Día del Defensor de la Patria en el Estadio Luzhniki de Moscú, Rusia, 22 de febrero de 2023
El presidente ruso, Vladímir Putin, asiste a un concierto dedicado a los miembros del servicio ruso que participan en la campaña militar del país en Ucrania, en la víspera del Día del Defensor de la Patria en el Estadio Luzhniki de Moscú, Rusia, 22 de febrero de 2023
“Putin estaba demasiado confiado”, dice un ex alto funcionario estadounidense. “Sabe más que sus asesores igual que Hitler sabía más que sus generales”, ironizó al fuente.

La invasión empezó a desmoronarse casi inmediatamente después de que Putin la pusiera en marcha. Valery Gerasimov, jefe del Estado Mayor, había trazado un plan para apoderarse del aeródromo de Hostomel, a las afueras de Kiev, dando a los escuadrones de paracaidistas de élite rusos una plataforma desde la que atacar la sede del gobierno de Zelensky.

Algunos de los colaboradores de Medvedchuk trabajaron como observadores para las fuerzas rusas que avanzaban, pintando marcas en edificios y carreteras para dirigir a los invasores a lugares clave. Otros se unieron al ataque contra la sede del gobierno. En el sur de Ucrania, ayudaron a Rusia a capturar una gran franja de territorio, incluida Kherson, sin apenas resistencia.

Sin embargo, la mayor parte de la red de Medvedchuk simplemente cogió el dinero y huyó, negándose a unirse a la invasión, o fue directamente a las autoridades ucranianas y les advirtió de las instrucciones que habían recibido, según un alto funcionario ucraniano y antiguos funcionarios estadounidenses y rusos.

Las predicciones anteriores a la guerra de que el ejército ucraniano se derrumbaría se basaban en gran medida en la suposición de que la fuerza aérea rusa se haría rápidamente con el control de los cielos de Ucrania.

En lugar de ello, en medio de la desorganización generalizada entre los invasores, el ejército ruso derribó varios de sus propios aviones en los primeros días de la invasión. Como resultado, se quedó sin pilotos con experiencia en operaciones de combate con fuerzas terrestres que también estuvieran preparados para volar, según dos funcionarios occidentales y un funcionario ucraniano.

“Puede que no hayan sido dos dígitos, pero es más de uno o dos” aviones rusos derribados por fuego amigo, dice el ex alto funcionario estadounidense. “Hubo mucho fratricidio”.

Y añade: “Puede que no tuvieran pilotos con experiencia en combate dispuestos a sobrevolar Ucrania y arriesgar el pellejo en ese ambiente de locura”.

Vadym Skibitsky, jefe adjunto de la inteligencia militar ucraniana, añade: “Ocurrió. Desde unidades de artillería, desde tanques, e incluso lo vimos por nuestras intercepciones de sus conversaciones. Derribaron sus propios helicópteros y derribaron sus propios aviones”.

Sobre el terreno, los avances de Rusia se produjeron al precio de enormes bajas y no le ayudaron a capturar ninguna ciudad importante aparte de Kherson. A finales de marzo, las fuerzas invasoras estaban en tan mal estado que se retiraron de la mayor parte del centro y noreste de Ucrania, lo que calificó de “gesto de buena voluntad”.

“Rusia metió la pata”, dice Skibitsky. “Inicialmente, Gerasimov no quería entrar por todos los flancos como lo hizo. Pero el FSB y todos los demás le convencieron de que todo el mundo estaba esperando a que apareciera y no habría resistencia.”

Cuando las consecuencias de su invasión se hicieron evidentes, Putin buscó un chivo expiatorio al que responsabilizar de los errores de inteligencia que la sustentaron. Esa persona era Sergei Beseda, jefe de la quinta dirección del FSB, responsable de las operaciones en el extranjero y que había sentado las bases de la invasión pagando a colaboradores ucranianos, según dos funcionarios occidentales.

Inicialmente, Beseda fue puesto bajo arresto domiciliario, según los funcionarios. Sin embargo, su estancia en cautiverio no duró mucho. Semanas después, funcionarios estadounidenses llegaron a una reunión sobre asuntos bilaterales con sus homólogos rusos preguntándose, después de que la noticia de la detención de Beseda se filtrara a los medios de comunicación rusos, si aparecería y cómo explicarían los rusos dónde estaba.

En su lugar, Beseda entró y dijo, parafraseando a Mark Twain: “Saben, los rumores sobre mi desaparición son muy exagerados”, según el ex funcionario estadounidense.

El rápido regreso de Beseda demostró lo que los asesores consideran algunas de las mayores debilidades de Putin. El presidente ruso valora más la lealtad que la competencia, es obsesivo con el secretismo hasta la exageración y preside una cultura burocrática en la que sus subordinados le dicen lo que quiere oír, según personas que lo conocen.

Para muchos miembros de la élite, el torrente de mentiras es una táctica de supervivencia: la mayor parte de la administración presidencial y del gabinete económico de Putin han dicho a sus amigos que se oponen a la guerra, pero que se sienten impotentes para hacer algo al respecto. “Es realmente una guerra única en la historia mundial, en la que toda la élite está en contra”, afirma un antiguo alto funcionario.

Un pequeño número de ellos, entre los que se encuentra el antiguo representante especial para el clima, Anatoly Chubais, han dimitido discretamente. Un ex alto cargo que ahora dirige una importante empresa estatal llegó a solicitar un pasaporte israelí mientras seguía en su puesto, y empezó a hacer planes para abandonar el país, según dos personas cercanas a él.

A medida que la guerra se complica, Putin empezó a darse cuenta de la magnitud del error de cálculo cometido por Rusia, lo que le lleva a buscar más información en los niveles inferiores, según afirman personas que le conocen. Una cohorte de blogueros ultranacionalistas críticos con el estamento militar ha mantenido al menos dos reuniones a puerta cerrada con Putin desde el verano pasado; algunos fueron invitados de honor en la ceremonia de anexión de las cuatro provincias ucranianas en septiembre.

Pero, según las fuentes de FT, Putin se niega a admitir que la invasión fue un error en primer lugar. Algunos de los funcionarios liberales que se oponen a la guerra han intentado convencerlo de que la ponga fin señalando el daño económico que las sanciones pueden causar a la economía rusa.

Pero Putin les dice que “ya ha tenido en cuenta el costo”, afirma otro ex alto funcionario ruso. “Les dice: ‘Pagamos un precio enorme, lo entiendo. Subestimamos lo difícil que podía ser’. Pero, ¿cómo se puede convencer a un loco? Su cerebro se colapsará si se da cuenta de que fue un error”, añade la fuente. “No confía en nadie”.

Preguntado por la discrepancia entre las declaraciones del Ministerio de Defensa y las quejas de los combatientes en el frente sobre el deficiente equipamiento en diciembre, Putin parafraseó a un personaje de su serie de televisión favorita, el drama de espionaje soviético Diecisiete Momentos de Primavera: “No puedes confiar en nadie. Sólo en mí”. Luego se rió entre dientes.

Más amenazas
Rusia deja de cumplir el último tratado nuclear firmado con EEUU
Según dos personas cercanas al Kremlin consultadas por el medio británico, Putin ya ha sopesado la posibilidad de utilizar un arma nuclear en Ucrania y ha llegado a la conclusión de que incluso un ataque limitado no beneficiaría en nada a Rusia.

“No tiene motivos para apretar el botón. ¿Qué sentido tiene bombardear Ucrania? Detonas una bomba nuclear táctica en Zaporizhzhia”, dice un ex funcionario ruso, refiriéndose a la capital ucraniana de una provincia que Putin ha reclamado para Rusia. “Todo está totalmente irradiado, no se puede entrar allí, y se supone que es Rusia de todos modos, así que ¿qué sentido tenía?”.

Sin embargo, sí anunció la suspensión de la participación de Rusia en New Start, el último tratado de armas que queda con Estados Unidos y que rige los arsenales nucleares de ambos países. La suspensión fue el paso más concreto que ha dado Putin en la escalada desde que comenzó la guerra

El cálculo de Putin, dicen personas cercanas al Kremlin, es que Rusia está más comprometida con la guerra que Occidente con Ucrania, y es lo suficientemente resistente como para soportar el dolor económico.

Así, en lugar de insistir en que la mayoría de los rusos no se ven afectados por la guerra, como hizo el Kremlin en sus primeros meses, cuando la vida transcurría en gran medida con normalidad, ahora Putin ha adoptado una retórica de movilización, instando a toda la sociedad a unirse tras la invasión.

“Incluso en su propia mente, se da cuenta de que si triunfa en Ucrania no será pronto. Va a ser un proceso largo y costoso”, afirma el ex funcionario estadounidense. “Piensa que tiene tiempo -tiene 70 años- y los recursos, el dinero del petróleo y el gas para conseguirlo. Y por eso será recordado: por reunir las tierras rusas como hizo Pedro el Grande”.

Comentarios cerrados

Mira además

La lucha por la Reforma Constitucional, escribe Melvin Matthews, Editor portal La Prensa de Hoy

LA LUCHA POR LA REFORMA CONSTITUCIONAL Por Melvin Matthews. La reforma Constitucional que …