Inicio Opiniones Eduardo Alvarez: Yaque, Martí y Esperanza

Eduardo Alvarez: Yaque, Martí y Esperanza

4 minutos para leer
Comentarios desactivados en Eduardo Alvarez: Yaque, Martí y Esperanza
0
180

Por Eduardo Álvarez

Las agua del río Yaque del Norte brotan de la Cordillera Central bañando, a su paso, fértiles e inmensas llanuras a todo lo largo de la región del Cibao. Destaca las verdes praderas del valle de Esperanza, limitadas al norte por la Cordillera Septentrional. Más bien, con las lomas de Jicomé, Damajagua, el Paso de los Hidalgos, Mamey y La Caya.

La naturaleza en su viva y hermosa expresión, nos regala el Yaque con sus afluentes, que guardan y cuentan fascinantes historias de Esperanza, incluyendo un trozo de cada esperanceño, como nosotros.

“De suave reverencia se hincha el pecho, y del cariño poderoso ante el vasto paisaje del río amado”, le canta el insigne poeta cubano José Martí al Yaque mientras lo cruzaba a caballo por allá, a mediados del siglo 19. Rica esta pradera, donde sobresale una leve colina por su fertilidad, abundancia atribuida, con justicia, estas generosas tierras. Mao y Ámina también la salpican con un cariño entrañable y pleno.

Dejemos, entonces, que sea Martí quien nos relate su breve pero intenso paso por este pueblo. “El otro día por la mañana, antes de montar a la Santiago, don Jesús Domínguez nos enseña un pico enmohecido y roído que dice es del tiempo de Colón, que lo sacaron de Esperanza en las excavaciones de los indios”.

“Ya lo llamaban Bulla, porque en la madrugada se oía a lo lejos el rumor de muchos indios al levantarse para el trabajo. (…) En Esperanza no desmontamos frente a La Delicia. De ella sale, melenudo y zancón, a abrirnos su talanquera, abrirnos la ‘pueita’ del patio para las monturas, el general Candelario Lozano. De Esperanza, a marcha y galope, llegamos a Santiago en cinco horas. El camino es ya sombra. Los árboles son altos. A la izquierda, por el palmar frondoso, se sigue al cause del Yaque”.

Gráfico y colorido fragmento del diario de Martí que testimonia su paso por nuestro pueblo, al tiempo que ofrece un notable rasgo sobre los orígenes de esta aldea ya poblada por aborígenes cuando fue hallada por los conquistadores españoles.

Comentarios cerrados

Mira además

El acta de defunción del PRD, escribe Melvin Matthews, HOY/OPINIÓN

EL ACTA DE DEFUNCIÓN DEL PRD Por Melvin Matthews El otrora glorioso PRD ha muerto bajo el …