Inicio Opiniones CONGELAR LAS RELACIONES CON HAITÍ, PRIORIDAD POLITICA EXTERIOR DOMINICANA

CONGELAR LAS RELACIONES CON HAITÍ, PRIORIDAD POLITICA EXTERIOR DOMINICANA

6 minutos para leer
Comentarios desactivados en CONGELAR LAS RELACIONES CON HAITÍ, PRIORIDAD POLITICA EXTERIOR DOMINICANA
0
58

CONGELAR LAS RELACIONES CON HAITÍ

Por Melvin Matthews.

Ahora que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer el despliegue en Haití de una fuerza militar multinacional para restablecer el orden en el vecino país, el presidente Luis Abinader debería considerar el posible congelamiento de las relaciones oficiales y diplomáticas con Haití, hasta tanto la nación vecina presente un gobierno civil, democrático, salido de las urnas y en capacidad de hablar a nombre y en representación de las instituciones políticas haitianas.

El despliegue aprobado será por un año prorrogable de una fuerza multinacional, cuya misión consistirá en asistir a la policía haitiana, una solicitud del proveniente del debilitado gobierno de Puerto Príncipe, que desde hace un año estaba encima de la mesa de la ONU, y que fuera ampliamente respaldada por el presidente dominicano Luis Abinader.

La misión multinacional de la ONU no contará con soldados dominicanos, por razones obvias, pero permitirá al gobernante dominicano ajustar su política exterior as la evolución del proceso interno haitiano.

Porque la principal lección aprendida de la crisis derivada de la construcción del provocador canal haitiano sobre el río Dajabón o Masacre, es que en Haití no hay gobierno civil capaz de imponer la constitución y las leyes;  esa nación se encuentra hoy gobernada por bandas armadas que imponen el terror y un sistema violento de secuestros, asesinatos y extorsión, que actúan movidos por los intereses de  grupos económicos sin rostro, que se mueven a la sombra, imponiendo decisiones sin consideraciones del derecho internacional o tratados bilaterales, como el  firmado con la República Dominicana en 1929.

La vigencia del temeroso primer ministro Ariel Henry ha sido reducida a un rol de títere, una amenazada pantomima que, para sobrevivir en el circo haitiano, está compelido a justificar y obedecer el accionar político de las bandas y sus socios comerciales, propietarios de la controversial obra acuífera.

Sin embargo, la inestabilidad, violencia y ausencia de gobierno, están supuestos a cambiar con la llegada de la misión internacional de paz en Haití, auspiciada por la ONU y liderada por Kenya, cuya aprobación se debate en el Consejo de Seguridad.

Mientras tanto, la profundización de la implosión haitiana ha sido planteada por el tenebroso político Claude Joseph, artífice de la desestabilización y enemigo jurado del pueblo dominicano, quien informa sobre una supuesta iniciativa de la comunidad internacional para la dimisión de Henry, tan pronto como el 7 de febrero 2024, que causará el definitivo vacío de poder.

En el ínterin, Abinader debería considerar la suspensión de las relaciones a la luz de los eventos provocados en la zona fronteriza, terminar el muro, fortalecer la política migratoria y reconsiderar las ayudas y programas de cooperación existentes.

Coincido plenamente con el mandatario, en el sentido de que, a partir de ahora, las relaciones entre República Dominicana y Haití jamás serán las mismas, donde la generosidad dominicana es ostensible.

Haití no reconocerá el hecho ilícito cometido, tampoco dará una explicación satisfactoria por la cual debería pagar una reparación del territorio usurpado o el pago de los daños y perjuicios incurridos sobre el río Dajabón.

Comentarios cerrados

Mira además

Cambiar la Dirección General de Aduanas: El desafío, escribe Melvin Matthews, HOY/Opinión

CAMBIAR LA DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS: EL DESAFÍO Por Melvin Matthews. Hasta hace poco, …