Inicio Actualidad ABINADER ROMPE TRADICIÓN PRESIDENCIAL: NO QUIERE FOTO OFICIAL EN OFICINAS PÚBLICAS.

ABINADER ROMPE TRADICIÓN PRESIDENCIAL: NO QUIERE FOTO OFICIAL EN OFICINAS PÚBLICAS.

6 minutos para leer
Comentarios desactivados en ABINADER ROMPE TRADICIÓN PRESIDENCIAL: NO QUIERE FOTO OFICIAL EN OFICINAS PÚBLICAS.
0
115

Por Jenifer Jimenez
y Melvin Matthews.

El nuevo presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, quien asumió el cargo el 16 de agosto, pidió este martes a los funcionarios «abstenerse» de colocar su foto en las oficinas estatales, una vieja práctica en el país.

«Invito a los servidores públicos a abstenerse de colocar la fotografía del presidente en sus despachos. Coloquen a su familia y a sus hijos. Acabemos con el culto a la personalidad de quienes se creen caudillos. No estamos aquí para que nos aplaudan, sino para servir a la gente», escribió Abinader en Twitter.

Abinader acompañó su mensaje con una foto suya en su despacho del Palacio Nacional, y en la que se observa una imagen de la Virgen de La Altagracia, madre espiritual del país, lo que algunos criticaron porque, alegan, también es una forma de promover el culto católico.

La colocación de la foto oficial del presidente de la República, del Jefe del Estado o del Primer Ministro es una vieja tradición que las naciones democráticas han heredado de las antiguas monarquías europeas. Desde Estados Unidos hasta Rusia, pasando por la mayoría de las naciones latinoamericanas, excepto Cuba, Europeas, asiáticas y del Medio Oriente, practicamente todos los sistemas de gobierno conocidos admiten la colocación de una fotografía en las oficinas estatales como reconocimiento al liderazgo del incumbente del cargo. Principalmente, las embajadas, consulados y legaciones diplomáticas de todas las naciones cuelgan la foto del gobernante de sus respectivos países con la finalidad de que su figura se conozca en el exterior. Las ex colonias británicas del Caribe y las actuales colocan la foto de la reina Isabel II en todas sus dependencias oficiales como parte del culto a la personalidad de la monarca. Lo mismo ocurre en sociedades gobernadas por reyes.

En agosto de 2012, a pocos día de asumir la jefatura del Estado, Danilo Medina también pidió a sus funcionarios que no colocaran fotografías suyas en sus despachos argumentado que «todos saben quién es el presidente».

No obstante, muchas instituciones obviaron esa disposición y colocaron fotos de Medina, cuyo rostro fue prácticamente omnipresente en los últimos años en las placas de las obras públicas o en la propaganda de los programas sociales patrocinados por el Gobierno.

La norma de poner la foto del presidente en las dependencias estatales se remonta a la era del dictador Rafael Trujillo (1930-1961), el máximo exponente del culto a la personalidad en el país.

Muchas familias también ponían en casa la foto del dictador y su apellido llegó a reemplazar al de la capital dominicana, llamada Ciudad Trujillo durante más de dos décadas, y también, al de la montaña más alta del país, el pico Duarte.

La medida anunciada por Abinader recibió de inmediato cientos de comentarios de usuarios aplaudiendo la iniciativa.
De todas maneras, la decisión del presidente Abinader rompe una vieja tradición dominicana que no empezó con el tirano Rafael Trujillo (1930-1961); comenzó con el régimen dictatorial de Ulises Hereaux (1891-1900).

Esta es la foto oficial del recién instalado presidente Luis Abinader, captado en su despacho del Palacio Nacional. El mandatario ha ordenado que su imagen no sea colocada en dependencias estatales durante su administración.

Comentarios cerrados

Mira además

MP y empresas acusadas de corrupción en Operación Coral acuerdan pago de RD$40.0 millones al Estado

Tras acuerdo con el Ministerio Público, dos empresas acusadas en expediente por corrupción…